Mission Salvador

Agosto comenzó con un impulso muy fuerte en la ciudad de Salvador. Después del Festival de la Juventud por la Paz, que se llevó a cabo el 28 de julio con el atributo Fraternidad, en todo buscar unidad y equilibrio, se realizó la primera vivencia de la Juventud Misionera el sábado 3 de agosto.

El lugar elegido fue la Comunidad Trindade. La Red-Luz, red de voluntarios que brindan servicios humanitarios y oraciones ecuménicas, ya realiza el servicio mensualmente en el lugar y esta vez los jóvenes también participaron activamente. Trindade es una comunidad que acoge a  personas en situación de calle y ofrece oportunidades de cambio de vida a aquellos que lo deseen. Las tareas consistieron en cuidado de los animales, limpieza de los baños y las tejas, preparación de alimentos y mantenimiento de la huerta y el laberinto.

En una rueda de conversación se compartieron las experiencias del festival, el espíritu ecuménico que unía al grupo, la voluntad de servir, la importancia de las tareas grupales y, sobre todo, la energía de amor que emanaba del trabajo y llenaba a los seres.

Mission Salvador“Hoy tuve que lidiar con lo que podríamos llamar práctica. Normalmente, siempre estamos dispuestos a decir que no tenemos prejuicios, que estamos exentos de juicio, que todos somos iguales y queremos luchar en teoría por esta igualdad. Pero la experiencia de hoy me trajo a una realidad y su práctica: almorcé junto y la misma comida, en los mismos platos y con los mismos cubiertos que los que alguna vez fueron sobrevivientes de la calle. Esto me hizo acordar de Jesucristo, que se sentó a la mesa con los discriminados por la sociedad de su época. Entonces me di cuenta de que en ese momento, de hecho, me estaba acercando a la premisa de que ‘todos somos iguales ante Dios’, porque no importa de dónde venimos y qué vivimos, estábamos en el mismo espacio, compartiendo la misma comida y la misma energía. Vi, de esa forma, que todavía necesito caminar mucho para deconstruir tantos prejuicios y disminuir mi distancia de los demás, huyendo de la teoría y experimentar más la vida. ¡Qué día! Gracias a todos los del grupo Fraternidade. Agradecida con el universo por ofrecerme la oportunidad de ser mejor. ”- Relata una joven que participó en la actividad.

Seguros de que Cristo caminaba entre ellos, la acción se completó con gran alegría, y el grupo se puso a disposición para otras tareas. En cada relato, era evidente la hermosa confirmación que lo que los une no estaba en letreros o carteles, sino en el amor genuino, aquel que da calor y acoge sin mirar a quién, en el sentimiento puro de servir, de transformarse y volverse luz para curar y ser curados.

Mission Salvador

 

Las actividades del grupo juvenil de Salvador continúan. Aquellos que sientan el impulso de participar pueden contactarnos por correo electrónico: grupojovemsalvador@gmail.com.